Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.OK Más información
Curiosidades e historias de la limpieza y la higiene.

El "Volvone" de los Romanos.

Restos de una lavandera Romana encontrados en Pompeya Es conocida la dedicación a la higiene personal que se prestaba en el Imperio Romano, muestra de ello son los innumerables restos de Termas y Baños que encontramos en toda nuestra geografía.

Lo que quizá no es tan conocido, es que en la antigua Roma ya existían las lavanderías, donde quienes se lo podían permitir, llevaban sus ropas a lavar y blanquear.

Tal y como se ha hecho hasta la actualidad, uno de los productos utilizado para este fin era el amoniaco.

Lo que por suerte ha cambiado es la forma de obtenerlo. Dado que en la antigua Roma, este producto, que hoy se produce sintetizando varios productos químicos, se obtenía dejando fermentar la orina durante un largo periodo de tiempo hasta que fermentaba y la urea se convertía en amoniaco.

Fueron también los Romanos quienes dieron el nombre de sal de amoniaco (Hammoniacus sal) al cloruro de amonio, en referencia a los depósitos de cloruro de amoniaco que se encontraban cerca del templo de Ammon, en la antigua Libia.